Disfrute de nuestros videos en el Canal E2E4 Media.

Home Noticias El DCP (Digital Cinema Package) se impone en las salas por su mayor calidad de imagen y ahorro y su facilidad de almacenamiento

El DCP (Digital Cinema Package) se impone en las salas por su mayor calidad de imagen y ahorro y su facilidad de almacenamiento


El cine analógico tradicional se queda atrás frente al relevo digital

La principal característica del DCP es el almacenamiento digital. Esto es, la posibilidad, años atrás inaudita, de dejar de lado la tediosa labor de proyectar los múltiples rollos de película, de colocar y ajustar las bobinas de celuloide, acompañada de una mejora sustancial en cuanto a la calidad de imagen y de una reducción importante en cuanto a los costes de distribución de los trabajos cinematográficos. Queda abierto, por tanto, un camino más allanado para autores noveles, películas independientes o cortometrajistas en la difícil tarea de la búsqueda de una distribución tradicional eficaz que, en muchas ocasiones, supone un muro muy difícil de ser franqueado.

El inconveniente del tamaño físico de las cintas queda también abolido. Dependiendo de la duración de un filme en formato analógico, el montaje de los rollos de celuloide puede suponer entre media hora y una hora de trabajo para un operador. Un DCP cabe en un disco duro externo y su facilidad de transporte está muy por encima de la tradicional forma de transporte de cine analógico en 35mm. Por otro lado, una pequeña memoria USB puede, por ejemplo, almacenar cortometrajes, anuncios publicitarios o tráileres perfectamente homologados para su posterior proyección en una sala.

Esta nueva forma de distribución del cine, que se engloba en un proceso íntegramente digital, permite, asimismo, con el uso de un proyector, poder transmitir el contenido fílmico de un modo prácticamente instantáneo en las pantallas de las salas, tal y como todos hacemos con un archivo de vídeo en nuestro ordenador personal. Elementos típicos de la proyección en 35mm como el ruido de las bobinas al hacer pasar el celuloide, el ligero temblor de la imagen en determinadas ocasiones o el desgaste de la banda de sonido en la cinta debido a su uso tienen sus días contados con la implantación generalizada del DCP, donde la calidad y el resultado final en pantalla siempre serán óptimos.

Es obvio que el cine analógico tal y como lo hemos entendido hasta ahora está dando los últimos coletazos, las salas ven cómo sus proyecciones digitales aumentan con cada año que pasa y agradecen la evolución. Está claro que la compra de un proyector digital supone una inversión importante para las salas y, sin embargo, multitud de ellas están asumiéndolo, conscientes de que se trata de un paso que les permite mucha más maniobrabilidad, comodidad, rapidez, eficiencia y ahorro. Un avance al que todos se suman y del que todo son ventajas. Un nuevo peldaño en la evolución de la industria cinematográfica al que, en poco tiempo, todas las salas de cine se habrán subido.

Si te ha interesado este post quizás también te interesen:


Si tienes un cortometraje, largometraje o un anuncio que quieras convertir a DCP para proyectarlo en una sala digital, no dudes en contactarnos. Te garantizamos la mejor atención, asesoramiento y precio.

 

Siguenos en FacebookEntra en nuestro canal de YoutubeEnterate el primero en TwitterUnete a nosotros en LinkedinNuestras fotos en FlirckrMeneameSiguenos en Rss

Miembro de Acalpa El Irlandés la serie online